MARCO HISTÓRICO-CULTURAL Y FILOSÓFICO DE S. AGUSTÍN

El S. V está marcado por la crisis que supone el hundimiento del Imperio Romano, que había perdurado durante más de cinco siglos y era considerado “eterno” desde Virgilio. Muchos hacían responsable al Cristianismo de esta debacle, pues éste había iniciado dos siglos atrás su progresiva implantación en el Imperio,hasta el punto de pasar de religión perseguida a religión oficial. Los hitos más importantes  de esta evolución serán el Concilio de Nicea (325), primer concilio ecuménico de la Cristiandad, convocado por el emperador Costantino, que ya había mostrado sus simpatías por los cristianos al dictar el edicto de Milán  (313),  que daba a  éstos libertad para reunirse y para practicar su culto sin miedo a las persecuciones; el Concilio buscaba la unidad de la Iglesia, dividida entonces por la polémica del arrianismo.Constantino trasladará la capital de Roma a Bizancio (que cambió su nombre por Constantinopla, hoy Estambul), iniciando el desmantelamiento de la Roma occidental y la supervivencia del Imperio en Oriente (permanecerá hasta el s. XV).

En el 391 Teodosío convirtió el Cristianismo en religión oficial y dividió el Imperio entre sus dos hijos: Oriente para Honorio y Occidente para Arcadio.

En el año 410 Alarico saquea  Roma y se produce la desintegración del Imperio invadido por los distintos pueblos bárbaros: visigodos en España, vándalos en el Norte de África, Francos en la Galia, ostrogodos en Italia. La consecuencia inmediata será la sustitución de un imperio unitario por la fragmentación de los estados germánicos, inestables, inseguros y sin fronteras marcadas; estos territorios iniciarán una   evolución política y cultural diferenciada que, más tarde, darán origen a los estados modernos. A partír del año 622 (año de la Héjira), se expande desde Arabia  una nueva relig ión, el Islam y se iniciarán las invasiones musulmanas desde los Pirineos hasta la India.

Por tanto, entre los siglos IV yV, la Iglesia pasó de ser una pequeña secta a ser una organización extendida por todo el imperio, organización tan eficaz que, al desaparecer el estado romano con las invasiones, sustituyó por un tiempo a la administración civil. Todos los órdenes de la vida cultural y social vendrán determinados por la Iglesia: el arte y la literatura; El culto a las reliquias, que dará origen a las peregrinaciones a lugares santos (Camino de Santiago, Jerusalen); en estas rutas se establecerán monasterios, santuarios. Se inician también distintos conflictos interpretativos, que en muchos caso desembocarán en herejías; todas las cuestiones de dogma se resolvían en los concilios; en las ciudades los obispos eran considerados sucesores de los apóstoles y gozaban de un importante poder en sus diócesis; su importancia política hizo que pronto fueran los reyes quienes buscaran su nombramiento, rivalizando con el Papa: los conflicto Iglesia-Estado proliferaron durante todo el periodo.

A nivel social, la inseguridad provocada por las invasiones  bárbaras y la crisis del Imperio produce un desplazamiento hacia el campo; este proceso de ruralización conduce a un sistema social estamental y jerarquizado que desembocará en el feudalismo.

A nivel filosófico, se puede afirmar que un nuevo elemento aparecerá en el ámbito de la cultura greco-latina: la influencia de las religiones llamadas “del libro”, todas ellas monoteístas (en abierta confrontación con el politeísmo clásico): Judaísmo, Cristianismo e Islamismo.

En el ámbito occidental se producirá la fusión de dos tradiciones, Cristianismo y filosofía grecolatina, una fusión casi imposible pues el primero parte de la fe y la filosofía de la razón. Esta mezcla recibe el nombre de Patrística, en  alusión a los primeros Padres de la Iglesia, que tenían como principal misión combatir a los paganos y a los herejes y, al mismo tiempo, establecer el dogma cristiano. Para conseguir ambas cosas empleaban todas las herramientas posibles, también tomadas del ámbito filosófico, pero si no era posible la conciliación apelaban a la fe; de ahí que para muchos historiadores se trate más propiamente de teólogos. En este contexto se situarían Clemente, Orígenes, Tertuliano y, por encima de todos, San Agustín, representante por antonomasia de la Patrística. Esta fusión de Razón y Fe fue posible por varios motivos: la filosofía clásica presentaba múltiples puntos de encuentro con el Cristianismo, en especial Platón conocido en este periodo a través de dos diálogos: el ” Fedón” (la inmortalidad del alma; el juicio; el cuerpo como origen del pecado) y el “Timeo” (el Demiurgo ordenador prefigura un Dios creador). Los puntos de desencuentro serán, precisamente, los aspectos que los Padres de la Iglesia deberán resolver ( el concepto de creación “ex nihilo”; el problema del origen del alma, que no podrá ser eterna, pues este rasgo es exclusivo de Dios; el problema de la libertad y la responsabilidad moral, inexistente para el intelectualismo ético clásico; la conciliación del mal con la bondad y la omnipotencia divina, etc). Durante el siglo III el Neoplatonismo de Plotino, que lleva a cabo una relectura de Platón en base al concepto de “emanación”, será de gran utilidad para resolver algunos de estos problemas; San Agustín lo asimilará, por ejemplo, para dar respuesta a uno de los grandes problemas teológicos: el problema del mal.

Pero, de cualquier modo, se considera que la vida intelectual decae notablemente durante este periodo; la ciencia entra en retroceso, ya no se enseña Matemática en Alejandría; la astrología sustituye a la astronomía; las ciencias naturales derivan hacia la alquimia y la magia y se olvidan los conocimientos geográficos; además el razonamiento lógico de Aristóteles se ve sustituido por los argumentos de autoridad ( la verdad está ya contenida en las Escrituras). San Agustín no hará sino reflejar el espíritu de la época al escribir: “Todo lo que el hombre puede aprender fuera de la Biblia está condenado en ella, si es dañoso, y se encuentra en ella si es útil.”

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: